Los rayos X utilizados en los estudios de radiología médica son similares a la luz, como una forma de radiación electromagnética. Sin embargo, su potencia les permite atravesar una gran variedad de objetos incluyendo tejidos u órganos en el cuerpo. Esta técnica general imágenes de las estructuras que hay dentro del cuerpo, para que los médicos puedan hacer un diagnóstico confiable.

La radiología es un aumento muy significativo en los diagnósticos de las enfermedades o lesiones del cuerpo humano, lo cual es una gran ventaja en los tratamientos tempranos. Sin embargo, los rayos X
producen una radiación que puede ser potencialmente dañina para el tejido vivo. El riesgo es mayor cuando la exposición es prolongada a lo largo de la vida.

Si bien, existe una serie de protocolos y medidas de seguridad para protegerse de esta radiación, es común que aumenten los riesgos como:  

  • Aumenta la posibilidad que las personas expuestas a los rayos X durante mucho tiempo, desarrollen cáncer.
  • Aparición de cataratas y quemaduras en la piel
  • Riesgo de desarrollar un cáncer de por vida, es mayor en las personas jóvenes que reciben rayos X que las personas mayores
  • Las mujeres son más riesgosas de desarrollar cánceres asociados por la radiación