Las pruebas para detectar estupefacientes, o análisis toxicológico, son utilizadas para determinar su una persona ha consumido ciertos tipos de drogas ilegales o medicamentos recetados, en un determinado lapso de tiempo. Lo más común es realizar el análisis de orina, sin embargo, existen pruebas que utilizan sangre, saliva, sudor o cabello.

Las pruebas antidrogas tienen diversas aplicaciones, por lo general para definir una situación dentro de la legalidad. En realidad, son pruebas toxicológicas utilizadas en los empleos, organizaciones deportivas, propósitos legales y forenses, y vigilancia en el abuso de sustancias opiáceas (en medicamentos controlados).

Se debe hacer la aclaración que las pruebas para detectar estupefacientes, son siempre son precisas, debido a que, por ejemplo, los análisis de orina a veces dan resultados incompletos o incorrectos. En ocasiones, también las pruebas no detectan una droga porque no están diseñadas para ella, o cuentan con una sensibilidad limitada. También, sucede que los componentes de la droga están muy diluidos en la orina y la proporción baja no funciona en algunos tipos de pruebas. Puede pasar, por ejemplo, que la persona agregue otras sustancias a la orina antes de su análisis, o incluso, presentar la orina de otra persona.  

Las drogas que comúnmente son buscados en estas pruebas son:


  • Marihuana
  • Opiáceos
  • Anfetaminas
  • Cocaína
  • Esteroides
  • Barbitúricos
  • Fenciclidina