Las pruebas de sangre o análisis clínicos normalmente son recomendados por nuestro médico, el cual se encarga de ayudarnos a mejorar nuestro estado de salud. Estas pruebas le servirán a nuestro médico para detectar cualquier anomalía que pueda estar presentándose en nuestro cuerpo.

Es importante que sepas que no existen análisis que te den un panorama completo de tu estado de salud, para eso existen diferentes tipos de análisis que a continuación te mencionamos.

Análisis preventivos


Estos análisis funcionan como medida de seguridad, esto en caso de que queramos conocer nuestro estado de salud y comenzar a cuidarnos antes de presentar algún síntoma o bien, cuando se comienzan a sentir los primeros síntomas.

Análisis fundamentales


Estos estudios son más específicos y en conjunto pueden ayudar a tu médico a tener una visión más amplia de tu estado de salud.

Biometría hemática:
proporciona información de las células que componen la sangre (glóbulos rojos, glóbulos blancos y hemoglobina).

Química sanguínea:
pueden ser de 4, 24 y 32 elementos. En esta prueba se puede conocer el estado general del hígado, páncreas, y riñones, así como ayudar al control de la diabetes.

Examen general de orina:
en este estudio se pueden observar los estados de algunos compuestos químicos presentes en nuestro cuerpo como la bilirrubina, glucosa y hemoglobina.  


Recuerda que realizarte análisis no te ayudará a saber el estado de tu salud, te recomendamos que si estas presentando algunos síntomas anormales, acudas con tu médico para que te mande a hacer los estudios adecuados y en conjunto con él puedan llegar al tratamiento oportuno que necesitas.